CON AYUDA DE LA PAH, HACIA UNA DACION EN PAGO JUSTA

20140216-125224.jpg

Como todos los afectados, mi ex pareja y yo firmamos la hipoteca en el año 2007 en pleno boom de la burbuja inmobiliaria y cuando el banco prácticamente otorgaba los préstamos sin mirar las nóminas. En aquel entonces, ambos habíamos comenzado a trabajar y entre los dos cobrábamos 2.100 € aproximadamente. Yo, concretamente, tenía una nómina de 600 € a la que se sumaban 200 € que cobraba en negro, cosa que al banco no le importó para darnos una hipoteca de 192.000 €.

A diferencia de otros afectados, nosotros no sufrimos ninguna irregularidad ni el día de la firma ni en las escrituras ni nos obligaron a contratar el seguro. Todo ello porque en aquel entonces un amigo nuestro trabajaba en Banesto y nos quitó todas las comisiones habidas y por haber.

Durante dos años mientras los tipos de interés no paraban de subir, nosotros le “ganábamos” dinero a Banesto puesto que pagábamos menos que con otros productos hipotecarios. Eso nos pasó a todos los afectados hasta que estalla la burbuja inmobiliaria y los tipos de interés caen en toda Europa. Si hubiéramos tenido una hipoteca “normal”, nuestras cuotas habrían bajado hasta los 500-600 € sin embargo no sólo no bajó sino que siguió aumentando.

En el año 2011, mi pareja y yo nos separamos y como solución a una hipoteca que teníamos que seguir manteniendo a medias, intentamos negociar con Banesto la carencia que figura en las escrituras. Sin embargo, aquí comenzamos a darnos cuenta de que todas las cláusulas llevan gato encerrado puesto que todo lo que no pagaríamos durante los dos años de carencia, se sumaría al final del préstamo volviendo al capital inicial por lo que decidimos seguir manteniendo las cuotas como hasta ahora.

En el año 2013, mi ex pareja está parada y a mí me comunican que también lo estaré a partir de julio. Antes de esa fecha, le comunicamos al banco nuestra situación para intentar encontrar una solución que nos permita seguir pagando. Por supuesto la solución no llega. En julio, ya los dos parados, intentamos volver a negociar una novación pero no nos atienden hasta que decidimos dejar de pagar.

En septiembre- octubre (no recuerdo bien la fecha) entramos en mora y volvemos a intentar negociar con el banco una dación en pago puesto que cumplíamos todos los requisitos del Código de Buenas Prácticas al que el banco está adherido. El director de la oficina nos informa que no van a aceptar la dación y nos ofrece la famosa novación por la cual nos aplicarían Euríbor + 2,50 bajando la cuota a 500 € al mes pero nosotros tendríamos que pagar todos los gastos asociados al cambio de producto que el banco se ofrece a financiarnos en “cómodos plazos”. Según él, “no debemos pensar en un futuro tan lejano porque algún día encontraríamos trabajo”. Haciendo números, nos damos cuenta de que si aceptamos, el préstamo vuelve a ser de 192.000 € perdiendo lo poco que habíamos amortizado hasta ahora así que la rechazamos. Acto seguido, el director de la oficina le escribe un mensaje a mi ex pareja para que le envíe su CV y encontrarle trabajo en alguna de las empresas del grupo Santander para que podamos seguir pagando.

Llegados a este punto, consultamos con un abogado de Sevilla especialista en vivienda y nos recomienda que sigamos sin pagar para forzar la dación en pago así como ponernos en contacto con la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). También nos informa de que el banco nos amenazará con, entre otras, el embargo de la nómina/ desempleo. Sin embargo, una cosa que mucha gente no sabe es que no te pueden embargar la nómina al completo sino que va por tramos en función de lo que cada uno cobre. En nuestro caso serían entre 50-100 € al mes, una cantidad “ridícula” si tenemos en cuenta la barbaridad que estamos pagando ahora. Asimismo también nos informa que los bancos están tan saturados de viviendas que los procedimientos de ejecución hipotecaria y desahucios están tardando entre un año y medio y dos años, período en el que podemos vivir “gratuitamente” en la vivienda. Además, los bancos se ven entre la espada y la pared porque el proceso de desahucio conlleva una serie de gastos (demanda, costas judiciales, embargo, etc) que tiene que asumir el banco además de perder el importe que le demos por la hipoteca.

Por todo esto, llevamos 7 meses sin pagar. Durante este tiempo, efectivamente nos han incluido en varias listas de morosos y recibimos llamadas “amenazantes” por parte del banco prácticamente todas las semanas. Pese a todo, nos mantenemos en nuestra posición de no pagar para forzar al banco a aceptar la dación en pago. Si no lo conseguimos, nuestra opción es que procedan a embargarnos la vivienda porque nos parece una falta de humanidad y respeto mantener un préstamos de 192.000 € por una vivienda que a día de hoy no alcanza los 120.000 €.

En esta última semana hemos hablado con la PAH en Sevilla y nos han indicado lo siguiente:

1. Presentar un documento formal en la sede territorial del Santander solicitando la dación en pago a través de la Plataforma. No es lo mismo presentarla a título individual que a través de la PAH. En el caso de Sevilla, lleva poco recorrido, sin embargo en otras comunidades como en Cataluña han conseguido negociar y paralizar varios desahucios.

2. Dentro de la plataforma se ha formado un grupo de coordinación/ presión del Santander y han conseguido interlocutores dentro del banco. Nos han pedido la documentación de la vivienda e ingresos y la semana que viene tienen previsto reunirse con el banco para tratar los casos de todos los afectados (de ésta y otras hipotecas). En teoría, después de esta primera reunión, el banco nos llamará a cada uno de los afectados para negociar los casos individuales, reuniones a las que iríamos acompañados de los miembros de la PAH.

Después de este último año luchando contra el banco, parece que comenzamos a ver algo de luz. Estamos convencidos que si nos unimos, podemos contra ellos. Somos muchos y podemos hacer mucho ruido. Y SÍ SE PUEDE. Entre todos podemos, por eso es muy importante que nos unamos. Evidentemente se trata de un proceso largo y difícil pero juntos podemos conseguir muchas cosas.

No es de recibo que mientras en otros países europeos los gobiernos han dejado caer a sus bancos o han intervenido en situaciones como la nuestra, el gobierno de este país (me da igual el partido que gobierne, es el mismo perro con diferente collar) nos ate una soga al cuello a los trabajadores y ciudadanos que somos los que realmente levantamos la economía. No sólo nos suben los impuestos sino que además practican “Terrorismo de Estado” dejando caer a sus ciudadanos y permitiendo que la gente, al borde de la desesperación, se suicide ante la situación de perder sus casas. ¿De esto ya no nos acordamos?.

No hemos vivido ni vivimos por encima de nuestras posibilidades. Evidentemente tenemos nuestra parte de responsabilidad al haber firmado estafas como la Hipoteca Tranquilidad pero ante una situación económica y social como la que estamos viviendo, los bancos tienen que sentarse con sus afectados para buscar una solución y asumir su parte de responsabilidad al haber concedido préstamos e hipotecas a personas que sabían que no iban a poder pagarlo tal y como pasó en EEUU con las hipotecas subprime, germen de productos como el nuestro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s